4 jun. 2008

NO ME DEJES DORMIR


Cuéntame como cada noche, ese cuente de princesas y reinos. Leeme como cada noche, ese libro de hadas y gnomos. Ayúdame a buscar las señales en el firmamento. Divaguemos de nuevo sobre los mares que surcaremos, sobre los cielos que volaremos. Filosofemos de la vida próxima que nos queda por consumir. Pero no me dejes dormir.


Cocinemos ternuras entre las sabanas. Reguemos nuestros cuerpos hasta desfallecer. Besémonos nuestras almas, como tan bien sabemos hacer. Navegame mil y una veces durante esta noche. Pero no me dejes dormir.

Abrazame fuerte, muy fuerte, hasta hacerme daño, hasta que me duela. Aun a oscuras puedo ver tus ojos, aun a oscuras puedo sentir tu mirada sobre mí. Tus manos sobre mi cuerpo, recorriéndolo incansablemente. Sabes que me gusta, y lo haces para complacerme.

Posas tu mano sobre mi muslo, y te dejas llevar por Morfeo. Te ganó la batalla por esta vez. Ojala a mí también me atrapara como lo hace contigo cada noche.
Ojalá mis fantasmas no me visitaran tan a menudo como lo hacen, ojalá, ojalá.
Pero siento tu mano sobre mi muslo, tu respiración sobre mi nuca, tu presencia junto a mi cuerpo, tu alma junto a la mía; y me convenzo a mí misma que una noche más los fantasmas desaparecerán.



P.D: Morfeo vivía en un palacio construido en el interior de una cueva, por lo que nunca nada ni nadie alteró su tranquilidad. Duerme en una cama de ébano sutilmente iluminada, en un lecho cubierto de amapolas y todas las aves nocturnas revolotéan a su alrededor. Por una puerta del palacio salían los sueños verdaderos y sanadores y por otra, las pesadillas y falsos sueños. Con sus alas, podía ir volando a cualquier rincón de la Tierra velozmente para abrazar a alguien y hacerlo soñar.

2 comentarios:

VANESSA dijo...

por fin se ve el video de la banda sonora...ah costado un pelin eh?

Angel dijo...

Ainssss... ese insomnio... pues a mi me apetece mucho dormirme de nuevo asi, como explicas, con mi mano en su muslo...